Blake Griffin (izquierda) y Chris Paul (derecha)