David Luiz y Diego Costa pelean el balón