La jugada clave: el hattrick de Valencia