Leandro espera que el Azteca se pinte de azul y oro