Marco Fabián (izquierda) y Miguel Layún (derecha) podrían jugar en Europa después del Mundial