Mercedes llega como el rival a vencer