México no tuvo piedad de los finlandeses