Miami se puso a un juego de la Final del Este