Para Estados Unidos el blanco no es el Tri