Rummenigge: en una noche así es mejor no decir nada