‘Tota’: Yarborugh en el camino correcto